Menú
ES

Coordinación municipal

Tanto en el Estatuto de Autonomía de les Illes Balears como en la Ley 7/1985 de 2 de abril, Reguladora de Bases de Régimen Local atribuyen las competencias a los Consells Insulars en relación a la coordinación municipal y a la asistencia i cooperación técnica a los municipios. 

Así mismo, la Ley 10/2006, de 26 de julio, integral de la juventud, en el artículo 9, detalla las competencias en materia de juventud y tiempo libre atribuidas a los Consells Insulars. Estas son las siguientes: 

  1. Coordinar los servicios municipales que afectan al área de juventud y ocio para garantizar una prestación integral y adecuada a la totalidad del territorio de cada isla.
  2. Asistir desde el punto de vista jurídico, económico, formativo y técnico en materia de juventud y ocio a los municipios, especialmente a los de menor capacidad económica y de gestión, y colaborar con ellos con los recursos que el Govern de les Illes Balears transfiera a los Consells Insulars por este motivo.
  3. Prestar servicios públicos en materia de juventud y ocio de carácter supramunicipal.
  4. Elaborar, aprobar y, en su caso, modificar el Plan insular de juventud, mediante un procedimiento que garantice la participación del Consell de la Joventut de les Illes Balears, de los consells de la joventut de su ámbito territorial, de las asociaciones juveniles y de los propios jóvenes en general.
  5. Elaborar y gestionar los programas y las acciones juveniles de ámbito insular, tanto los propios como los que se les hayan delegado o transferido.
  6. Elaborar estudios y publicaciones que sean de interés para la juventud en el ámbito insular.
  7. Establecer programas y acciones que faciliten la autonomía personal de la juventud y promuevan hábitos de vida saludables y actitudes responsables, solidarias y de respeto a la diversidad.

Los casales de juventud constituyen un espacio que los ayuntamientos ofrecen a los jóvenes (12-30 años) para llevar a cabo actividades de tiempo libre y de ocio que sean de su interés. La forma de gestión de estos casales puede ser muy diversa, desde la autogestión de los propios jóvenes hasta la gestión del propio ayuntamiento, pasando por la gestión por parte de una entidad. 

Los casales de jóvenes tienen que promover y facilitar la organización de actividades culturales y de ocio desde la gente joven y para ésta. Se trata de fomentar un uso adecuado del tiempo libre de los jóvenes mediante actividades y recursos que resulten lo más atractivos posibles para que éstos se impliquen y participen. 

Las funciones clave que tiene que tener cualquier equipamiento juvenil son las siguientes: 

  • Espacio de relación. El equipamiento tendría que ser el espacio de referencia de los jóvenes, ser un punto de encuentro natural y generar un espacio de relación y cohesión social. En el espacio de relación se engloban todas aquellas acciones que tienen que ver con el desarrollo comunitario y local de todo el municipio y con la propia dinamización juvenil. 
  • Espacio de recursos. Se tendría que disponer de herramientas y recursos que contribuyan a dar oportunidades a todos los jóvenes. Así se pretende garantizar, mediante la información, la orientación y la mediación, el fomento de la emancipación juvenil. 
  • Espacio de participación. Se tiene que promover una cultura participativa y una educación para el diálogo y la transformación social. Además, se ha de fomentar el asociacionismo juvenil, promover la participación juvenil y canalizar las iniciativas juveniles y darles apoyo. 

En Mallorca, los Casales de Juventud que existen actualmente son: 

  • Palma. Espaisjoves.es
  • En la Part Forana de la isla podemos encontrar en los siguientes municipios: Algaida, Andratx, Artà, Bunyola, Calvià, Capdepera, Deià, Esporles, Felanitx, Inca, Llucmajor, Mancor de la Vall, Marratxí, Pollença, Puigpunyent, Sant Llorenç, Santa Maria, Santanyí, Sencelles, Ses Salines, Sóller, Son Servera y Valldemossa.

 

 

La dinamización juvenil es una forma de intervención socioeducativa que permite fomentar la participación y el empoderamiento de la gente joven desde la propia acción, a través de la realización de actuaciones que impliquen a los jóvenes. Las regidurías de juventud de los ayuntamientos pueden impulsar servicios de dinamización juvenil para que la juventud de su municipio participe en actividades pensadas para ella y por ella. 

La figura del técnico y del dinamizador juvenil se convierten en primordiales para liderar estos servicios. Las personas que trabajan con los jóvenes tienen que ser capaces de ser un referente para ellos, para poder acompañarlos en su camino. La intervención que pueden hacer estos profesionales va más allá de la que se puede hacer en un equipamiento juvenil. 

Es necesario acercarse a los espacios naturales donde se relacionan, viven, aprenden y están los jóvenes. Es en estos espacios donde se pueden explorar mejor sus intereses y donde se pueden sentir más cercanos y a gusto. Se trata también de poder trabajar con el abanico de posibilidades que ofrecen el resto de equipamientos, recursos y agentes implicados del territorio para profundizar de manera integral en las actuaciones sobre la gente joven. 
 

 

Un Plan de Juventud es una recopilación de actuaciones organizadas dirigidas a los jóvenes, que se desarrollan en un contexto y con una duración determinada. Es resultado de un proceso participativo en el que se contempla el análisis de la realidad, la planificación de las actuaciones, su ejecución y posterior evaluación. Tiene que contar con la implicación de las diferentes áreas municipales y de los agentes sociales. 

La Ley 10/2006, de 26 de julio, integral de la juventud, establece qué es competencia del Govern, de los consejos insulares y de los ayuntamientos elaborar, aprobar y, si es el caso, modificar el Plan de Juventud correspondiente (autonómico, insular y municipal respectivamente), mediante un procedimiento que garantice la participación del Consejo de la Juventud de las Illes Balears, de los consejos de juventud de  su ámbito territorial, de las asociaciones juveniles y de los mismos jóvenes en general. 

Las administraciones públicas indicadas han de elaborar los planes de juventud correspondientes para periodos no inferiores a tres años, revisables periódicamente. Estas planificaciones han de establecer medidas relativas a los ámbitos específicos dirigidos a la juventud, sin que haya dependencia de objetivos y acciones entre las distintas administraciones, si bien es necesario dar audiencia a las administraciones afectadas para la adecuada coordinación, colaboración y organización de recursos.   

Un plan de juventud tendría que incluir estos apartados

a) Análisis del contexto (recursos del territorio y situación juvenil) y diagnóstico de la situación juvenil
b) Planificación:

  • Concreción de objetivos
  • Prioridad y concreción de acciones y actividades 
  • Metodología y recursos

c) Ejecución y coordinación de plan
d) Seguimiento y evaluación del plan

 

Documentos relacionados

Enlaces relacionados

Trámites y procedimientos relacionados

Joventut